Límites de la educación

Decía hace poco la ministra de Educación en El País “la violencia se puede corregir en el aula”, por supuesto, y en la familia, y en la sociedad. Pero el modelo de violencia no se genera en las aulas, las aulas lo heredan de la sociedad en la que actúan.
Dice Mario Vargas Llosa, con mucha razón, que “La educación no puede suplir por sí misma lo que anda mal en las familias, en los medios, y en las costumbres y los usos de una sociedad”.
¿Habrá que modificar esos usos sociales que favorecen la violencia, es decir el modelo social de agresividad y violencia o esperar a que la educación recibida en las aulas resuelva el problema de forma quijotesca?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: