Ponerse en mi piel.

Ponerse en mi piel. Este breve artículo recoge fragmentos de una conversación mantenida con dos chicas que cursan 4º de ESO. A través de once ítems, dejan claro que entienden las normas como necesarias, pero reclaman una atención personalizada y el respeto a la privacidad.
Receta mágica: entender cómo se siente el adolescente, el docente o el padre que tenemos delante y adaptar nuestros reclamos a sus posibilidades.
LOURDES MARTÍ SOLER
Periodista y redactora jefe de Cuadernos de Pedagogía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: