BurKas. Foto de O. Sobhani.


Dos mujeres afganas reducidas a cajas oscuras con un agujero, como en los comienzos de la fotografía, usan dos modernísimos móviles con cámara.
El burka tiene algo de cámara oscura. Dentro hay una mujer reducida a la pasividad del papel fotográfico. Registra lo que sucede, pero no puede interactuar con ello. Tampoco modificarlo, ni siquiera colorearlo.
Llama la atención que las mujeres encerradas en la cámara oscura obtengan a su vez imágenes de la realidad… Piensa uno que o sobran los burkas o los teléfonos móviles. Y sin embargo, ahí están conviviendo.
En Afganistán, de dónde procede la instantánea vas paseando por la edad media y hallas pedazos del siglo XXI, en este caso está muy claro a que época pertenece cada cosa. Una redundancia y una contradicción.
(Resumen del texto de Juan José Millás. Pais semanal).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: