Manual sobre alimentación. T. Tolosana y Á. Orensanz.

Guía para introducir de manera relajada, cómoda, divertida, los primeros alimentos a los niños. Descargar aquí.

Me gusta este documento por lo natural del abordaje de la alimentación infantil. A esto se suma el aspecto manipulativo, y de experimentación de los pequeños, unido indisociablemente a la alimentación como oportunidad  de disfrute.
Lamentablemente, es frecuente, que surjan conflictos en torno a la alimentación. La propuesta de las autoras (Teresa Tolosana y África Orensanz) me transmite una gran esperanza y la evidencia de que introducir los primeros alimentos a los hijos puede dejar de ser un trámite necesario,  y convertirse en  una posibilidad de educar y disfrutar a la vez  que las criaturas crecen sanas y fuertes.
Me manda el documento mi compañera Inma, que ha colaborado en esta guía aportando las imágenes de toda su familia. Sus hijos Darío y Telma se alimentan de este modo tan natural, en las fotos se les ve como disfrutan del proceso de alimentarse, saboreando, experimentando,… educándose en una faceta más. Aquí están los dos.

Las autoras son dos profesionales de la sanidad que se proponen con su documento los siguientes objetivos:

“Los objetivos de la guía son muy simples, aunque difieren de años de cultura, en algunas ocasiones demasiado extricta, sobre alimentación en el 1er año de vida.
1º- Cambiar el lenguaje. Porque pensamos que cambiaría la actitud de nuestro niño ante la alimentación. La comida no se debe “meter”, ya sólo la palabra resulta agresiva, ni siquiera “introducir”. La comida se debería ofrecer.
2º- Respetar las diferentes necesidades de los bebés. Éstas se muestran a través de su instinto, que le ha permitido
crecer estupendamente, sin ninguna interferencia hasta los seis meses. La prueba está en que ninguna mamá que da el pecho, sabe la cantidad de comida que ingiere su bebé.
3º- Comenzar con una alimentación complementaría… Lo más sencilla y parecida posible a la del resto de la familia.
De esta forma, menos cosas tendremos que cambiar en un futuro próximo. Ningunos padres desean que su hijo con 3 años siga comiendo papillas.
4º- Y lo más importante. Que el bebe disfrute de la comida e impedir así que llegue a ser un niño mal comedor”.

Un documento muy útil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: