Hacemos cañizos.

  

Hace unos años, no tantos, el cañizo era un elemento imprescindible para la vida diaria en el medio rural.
Austero y digno elemento elaborado con cañas y que servía de apoyo para guardar alimentos; secar higos, tomates; “jorear” las carnes, y el mondongo; etc.  También el cañizo fue utilizado junto con el yeso para la construcción de tabiques. Eran tiempos de austeridad donde se utilizaban más los materiales que provenían del entorno.

Hace poco, mi padre José, nos enseño a hacer cañizos, utilizando unos moldes. Previamente el cortó las cañas “en mengua” para que no se “cuquen”. Como veréis en las fotos, pelamos las cañas (las más fuertes y rectas sirvieron de ejes y las otras fueron cortadas para trenzarlas) ; cortamos algunas de ellas; las trenzamos;… Mis sobrinos quisieron participar en esta tarea.

     

Después de trenzado reforzó mi padre con más cañas para que quedase más consistente y “remató” los trozos de caña sobrantes. Este es nuestro cañizo de 2,50 de largo, al que daremos buen uso.

Tres generaciones trabajando y disfrutando juntas, las tareas manuales nos dan oportunidad de fluir. Recogemos la sabiduría de nuestros mayores, trenzamos  cañas en familia y reforzamos nuestros  lazos. Una excusa más para convivir y aprender.

Manual sobre alimentación. T. Tolosana y Á. Orensanz.

Guía para introducir de manera relajada, cómoda, divertida, los primeros alimentos a los niños. Descargar aquí.

Me gusta este documento por lo natural del abordaje de la alimentación infantil. A esto se suma el aspecto manipulativo, y de experimentación de los pequeños, unido indisociablemente a la alimentación como oportunidad  de disfrute.
Lamentablemente, es frecuente, que surjan conflictos en torno a la alimentación. La propuesta de las autoras (Teresa Tolosana y África Orensanz) me transmite una gran esperanza y la evidencia de que introducir los primeros alimentos a los hijos puede dejar de ser un trámite necesario,  y convertirse en  una posibilidad de educar y disfrutar a la vez  que las criaturas crecen sanas y fuertes.
Me manda el documento mi compañera Inma, que ha colaborado en esta guía aportando las imágenes de toda su familia. Sus hijos Darío y Telma se alimentan de este modo tan natural, en las fotos se les ve como disfrutan del proceso de alimentarse, saboreando, experimentando,… educándose en una faceta más. Aquí están los dos.

Las autoras son dos profesionales de la sanidad que se proponen con su documento los siguientes objetivos:

“Los objetivos de la guía son muy simples, aunque difieren de años de cultura, en algunas ocasiones demasiado extricta, sobre alimentación en el 1er año de vida.
1º- Cambiar el lenguaje. Porque pensamos que cambiaría la actitud de nuestro niño ante la alimentación. La comida no se debe “meter”, ya sólo la palabra resulta agresiva, ni siquiera “introducir”. La comida se debería ofrecer.
2º- Respetar las diferentes necesidades de los bebés. Éstas se muestran a través de su instinto, que le ha permitido
crecer estupendamente, sin ninguna interferencia hasta los seis meses. La prueba está en que ninguna mamá que da el pecho, sabe la cantidad de comida que ingiere su bebé.
3º- Comenzar con una alimentación complementaría… Lo más sencilla y parecida posible a la del resto de la familia.
De esta forma, menos cosas tendremos que cambiar en un futuro próximo. Ningunos padres desean que su hijo con 3 años siga comiendo papillas.
4º- Y lo más importante. Que el bebe disfrute de la comida e impedir así que llegue a ser un niño mal comedor”.

Un documento muy útil.

Calendario para maestros 2018.

Bonito calendario para maestros de Manu Velasco y Oscar Rubio, precioso.

“Clicando” aquí o en la imagen anterior accedes a su página para descargarlo.

CEIP Julián Sanz Ibáñez. Zaragoza.

Desde el curso pasado trabajan la educación en valores en el centro educativo. Aquí tenéis un ejemplo de actividades.

El bosque de las emociones.

 

Una “colada” llena de gratitud.

Trabajo en inglés.

Vídeo denuncia sobre el rugby.

La selección española de rugby comparten críticas machistas que han sufrido por dedicarse a este deporte.

Tenéis más información en http://cadenaser.com/ser/2018/01/03/deportes/1515011243_503401.html

 

Resiliencia.

Las compañeras de Educación Infantil del colegio de Cariñena me recomiendan esta canción y este texto. Les agradezco su aportación.

 

Celebramos el día de la paz.

 

El Colegio público Tío Jorge celebra el día de la paz con una meditación colectiva de todo el alumnado (unos 400 alumnos), profesorado y personal no docente del centro.

La actividad se celebrará en el patio de recreo, donde el alumnado se sentará formando unas figuras, uniendo niños  mayores y pequeños de las clases que están “hermanadas”.

Realizaremos dos breves meditaciones (dirigidas por Silvia Hernández Paniello, maestra del centro, coautora de Aulas Felices y formadora  del Programa MSC: Mindful Self-Compassion. de Chirstopher Germer) y después cantaremos  la canción: “Peace in my fingers”.

Hemos elegido esta actividad colectiva para favorecer el sentimiento de grupo y queremos conseguir también una mayor conexión entre todos.

Durante el curso escolar el profesorado se está formando y aplica en sus clases estrategias y actividades de Educación Positiva, con el objetivo de hacer compatible bienestar y aprendizaje en nuestra escuela.

Trabajar sobre la paz no es tarea de un día, la paz se construye a diario.

 

Esta es la foto aérea del patio con todos los escolares y profesorado del centro realizando la actividad. Salió todo de maravilla, el alumnado estuvo muy comprometido con la actividad y resultó muy emotivo realizar la actividad tan en sintonía. Nos sentimos muy cercanos y conectados.

 

Anteriores Entradas antiguas